SEXUALIDAD EN LA MENOPAUSIA:

La satisfacción sexual es una de las experiencias humanas más importantes, sin embargo se ha estimado que el 50 por ciento de todas las parejas presentan algún tipo de insatisfacción o disfunción sexual. Es importante señalar que integralmente la persona responde con todo su cuerpo a los estímulos sexuales. El clítoris ha sido identificado como el centro de satisfacción sexual femenino. Recientemente, diversas publicaciones han sugerido que el cervix desempeña un papel importante en la respuesta sexual. Cuando se produce la estimulación sexual, la región pelviana aumenta su contenido en sangre, la vagina su lubricación y el clítoris su turgencia. La parte superior de la vagina se expande y aumenta su calibre, mientras que la entrada vaginal se pone más firme. Durante el orgasmo se producen contracciones uterinas, y después del mismo se produce una relajación física. En la parte final de la estimulación, la zona genital es hipersensible y se pueden producir nuevos orgasmos. La menopausia produce profundos cambios en el ciclo vital de la mujer. Sin embargo, no es el fin de la vida sexual, más bien es una etapa diferente para recibir y dar placer.

FACTORES BIOLOGICOS:

Diferentes factores pueden alterar la sexualidad, destacan los biológicos, los cuales están dados por la disminución de los estrógenos. La mujer posmenopáusica presenta un adelgazamiento del tejido vaginal, sequedad vaginal, pues la capacidad de lubricación se reduce notablemente y una disminución de la circulación general de la vagina y del útero. También puede producirse relajación pélvica, incluyendo cistocele (caída de la vejiga), asociado o no a pérdida involuntaria de la orina, prolapso del útero (caída de la matriz) y una pérdida del tono vaginal. El cuerpo del útero y el cuello uterino disminuyen de tamaño y en algunas mujeres presentan contracciones uterinas dolorosas durante y después del orgasmo, también la sequedad vaginal hace que produzca dolor durante el coito. Estas molestias hacen que disminuya el Deseo Sexual, por el dolor que provoca la relación sexual. En la mujer con tratamiento hormonal no se produce la atrofia vaginal, ni la disminución de la circulación; la lubricación vaginal es normal. Diversos estudios han demostrado que las Terapias hormonales prolongan la capacidad de la mujer para mantener una actividad sexual normal.

FACTORES PSICOLOGICOS y EMOCIONALES:

Aunque existe una importante base fisiológica para la función sexual, es imposible separar la respuesta sexual de los múltiples factores emocionales y psicológicos que influyen en las relaciones sexuales, los cuales deben ser considerados en la evaluación clínica, y así brindar a la paciente una terapia integral.

Deben considerarse los siguientes aspectos:

  • La calidad de la relación y comunicación con su pareja.
  • La calidad de la vida sexual previa a la menopausia.
  • La presencia de otros problemas psicológicos, como estrés o depresión.
  • El uso de determinados medicamentos que disminuyen la respuesta sexual.
  • Calidad de vida global.

Consúltenos

Nombre:

Email:

Teléfono:

Consulta: